miércoles, febrero 25, 2009

El hospital de la transfiguración, de Stanislaw Lem

Después de acabar los exámenes me apetecía retomar aunque sólo fuese por unos días uno de mis hobbies, leer. Así que me acordé que el año pasado escuché en la rosa de los vientos comentarios sobre un libro que tenía buena pinta, ambientado en la Polonia invadida de la segunda guerra mundial y que apunté en alguna hoja perdida de mi moleskine. Así que rebuscando un poco las anotaciones encontré el título y el autor: El hospital de la transfiguración, de Stanislaw Lem.
Recuerdo que en el podcast de la rosa de los vientos tanto Canales como Cardeñosa y Callejo se deshacían en elogios cuando hablaban del libro (¿Se lo habrían leido?). Así que fui a la Fnac y me lo llevé.

El argumento principal, según el editor viene a ser lo siguiente:
Terminada en Cracovia en septiembre de 1948, y ambientada en los primeros meses de la invasión de Polonia por los nazis, El hospital de la transfiguración narra la historia de Stefan Trzyniecki, un joven doctor que encuentra empleo en un hospital psiquiátrico enclavado en un bosque remoto, un lugar que parece «fuera del mundo». Pero, poco a poco, la locura del exterior va filtrándose entre los muros del hospital. Una serie de sádicos doctores, compañeros de Trzyniecki, se entregan a atroces experimentos con los enfermos mentales internados en el centro, mientras los nazis, que peinan los bosques en busca de partisanos, deciden convertir el sanatorio en un hospital de las SS.
La decepción no pudo ser mayor. Lo que apunta la contraportada como argumento principal y por lo tanto tema central del libro tan sólo tiene lugar a lo largo de las últimas 80 páginas, y además la cadena de sucesos que describe es bastante predecible. Aun así hay alguna frase que llama la atención:
"... para expresar una idea primero hay que limitarla, es decir, mtarla. cada palabra que escojo me prohibe el paso a otras distintas, cada estrofa levanta una montaña de renuncias ..."
Es interesante situar el libro en el contexto histórico en el que fué escrito, la Polonia de postguerra en la que vivía Lem. De esta forma se pueden ver guiños a la situación de censura comunista que reinaba por aquellos tiempos o las costumbres que habían adoptado tras la guerra. En este sentido se podría considerar bastante descriptivo. Personalmente, no ha estado a la altura de mis expectativas.

Sólo espero que la próxima novela que lea, que será cuando acabe este cuatrimestre y vuelva a tener tiempo libre, sea mucho mas satisfactoria.

Si todavía te interesa echarle un ojo, dejo un par de links por aquí: