jueves, agosto 16, 2007

Criptoanálisis durante la guerra fría: el proyecto Venona

La guerra fría fue un período muy activo tanto en el campo científico y tecnológico como en el criptográfico. Durante este intervalo de tiempo no solo se crearon curiosos dispositivos para contribuir al espionaje, sino que se desarrollaron toda una serie de herramientas para tratar y proteger la información obtenida. Los principales contendientes en este terreno eran los Estados Unidos y la antigua URSS.


Uno de los terrenos de juego mas activos de esta época fue el propio territorio estadounidense, donde la embajada soviética en Washington y las misiones que se llevaban a cabo en las principales ciudades americanas tenía una actividad frenética por aquella época. El trabajo de decodificación y tratamiento de estos mensajes se conoce como el proyecto Venona. Al igual que en otras ocasiones los matemáticos jugaron un papel fundamental en el descifracmiento de estos códigos y, como no, una de las brechas que se explotaron fue la de siempre: estrictos protocolos que se descuidan por vagancia: claves que se utilizan varias veces para cifrar distintos mensajes, formas de transmisión erróneas, etc ...
Por supesto los computadores que empezaron a funcionar en esta época jugaron un factor importante en el proceso de decodificación y análisis de los datos transmitidos. Algunos de estos datos condujeron a capturar a espías soviéticos como Klaus Fuchs o Kim Philby.

El proyecto Venona se mantuvo activo hasta principios de los 80 y la desclasificación de parte de los mensajes interceptados se llevó a cabo sobre 1995 así que como suele pasar en estos casos (y si no, no hay mas que ver lo que pasó con el Colossus) no nos enteraremos de los medios y la estrategia utilizada para la decodificación hasta que pasen otra decena de años.