martes, julio 31, 2007

Las primeras computadoras comerciales II: Delayed Line Memory

Hoy en día basta con un simple flip-flop D para almacenar un bit, con unos pocos para construir un registro de desplazamiento o, si subimos algún nivel de abstracción mas, para construir una memoria RAM. Esto no siempre fue así, ya que el almacenamiento de datos ha sido un campo en el que se ha trabajado mucho a lo largo de la historia de la informática (y se sigue trabajando). Cuando se diseñó el primer ordenador comercial sobre la década de los 50, el UNIVAC I, se echó mano de las delayed line memory (memorias de línea retardada) para almacenar los datos temporalmente.

El concepto de "delayed line" o línea retardada ya se aplicaba en los radares de la segunda guerra mundial, como buffers temporales para almacenar en ellos los rebotes de las señales en objetos estáticos, y que no interesaba considerar. Esto se conseguía invirtiendo una de las señales (la almacenada en la memoria) y sumándola a otra posterior, para conseguir de esta forma la eliminación de los datos comunes que, en este caso, eran los objetos estáticos. La tecnología fue avanzando y estos primeros modelos fueron evolucionando a componentes electrónicos mas sofisticados. Fruto de este avance nacieron las memorias de mercurio que como ya comentaba antes se utilizaron en el UNIVAC.



La principio del funcionamiento de este tipo de memorias es relativamente simple. El dato a almacenar es codificado en pulsos electricos, que atacan un transductor piezoeléctrico que excita el mercurio contenido en el tubo de memoria. Esta señal produce una onda sonora que se propaga a través del medio líquido que conforma el mercurio, y es recibida por otro transductor en el otro extremo de la "tubería", encargado de tratar el dato o de volver a emitirlo por el extremo inicial en caso de que haya que almacenarlo de nuevo, produciendo una realimentación.


El UNIVAC tenía 7 tanques de memoria, cada uno con 18 canales. A lo largo de estos canales se podían almacenar hasta 10 palabras de 12 caracteres. En total se utilizaban 100 canales para almacenar datos y por lo tanto la capacidad total era de 1000 palabras. El tiempo de acceso medio era de 222 microsegundos. Para hacernos una idea, las memorias ram actuales tienen tiempos de acceso del orden de nanosegundos, es decir de 10^-9, por lo tanto del orden de millones de veces mas rápidas.

Estos ordenadores fucionaban con unos 5400 válvulas de 15 tipos distintos y alrededor de 18000 diodos de cristal

Algunas fuentes curiosas

2 comentarios:

T3 dijo...

Joer. No conocía la memoria de mercurio. Imagina el tamaño de una de 1 GB-)

Rocio dijo...

Me gusta estar mucho tiempo con las computadoras y por eso esta bueno cuando me quedo en casa con la eskabey buena musica de fondo divirtiéndome con ella y la web