sábado, mayo 12, 2007

El padre de la informática moderna

Esas fueron las palabras de mi profesor de Integración de VoIP cuando hizo referencia a Douglas Engelbart, antes de pasar a explicarnos la pila de protocolos TCP/IP. Parece ser que este señor fue todo un genio de la electrónica y la informática, que contribuyó enormemente en el desarrollo de interfaces hombre máquina eficientes: el ratón, teclados especiales etc ...

Pero sus dotes inventivas también las aplicó al campo de las comunicaciones, contribuyendo al desarrollo de los protocolos que se iban a utilizar en ARPANET (algún día haré un post especial sobre esta red) y que hoy se utilizan en internet. Inventó el hipertexto, los editores de texto, la videoconferencia y algún que otro dispositivo más.

Gran parte de sus invenciones se presentaron en 1968 en la presentación conocida como "The mother of all demos", para la que se construyó su propio proyector en blanco y negro, llevaba su propio ordenador, con teclado raton y otro teclado especial para la mano izquierda. En esta presentación hacia conexiones en directo, por videoconferencia con el resto de su equipo situado en el laboratorio.

Me sorprendió bastante ver el teclado que manejaba con la mano izquierda, pequeño y alargado, con una ergonomía limitada pero seguro que adecuada para su tiempo y sobre todo, como el concepto me recuerda a otros "cacharros", gadgets o como se les quiera llamar, que podemos encontrar en el mercado informático actual:


Aplicación diñada por Engelbart para el acceso a datos de manera gráfica (la imagen mapeada de los años 60? parece que si)


En laflecha.net podemos encontrar una biografía detallada sobre este personaje. Dicho sea de paso, que me parece que todavía no lo había contado, desde hace un mes más o menos aparezco en la columna de blogs y mis posts aparecen destacados junto con los de otros bloggers en un apartado del periódico.

Y por último el vídeo con la presentación, que esta disponible en googlevideo:

"The mother of all demos"



1 comentario:

Miguel dijo...

Muy bueno Jose Antonio, sigue así.
Un saludo